Buscar

Nuestro objetivo.....rentabilizar el tiempo.-

Para generar una estrategia que te ayude a rentabilizar tu tiempo hemos de empezar por contestar a esta pregunta, ¿Cómo se mide el valor del tiempo?

Evidentemente es algo muy subjetivo. Lo normal es que lo midas por el número de cosas que puedes hacer y el valor que esas cosas tienen para ti. Por ello toma conciencia para empezar de que:

  • Si haces muchas cosas pero para ti no tienen valor, sentirás que no manejas satisfactoriamente el tiempo, o lo que es más exacto, no estás haciendo lo que quieres hacer, y sentirás insatisfacción. Es evidente que no siempre harás cosas que te apetezcan o te gusten, pero tiene que haber un equilibrio. Por tanto, toma conciencia del impacto que tiene en tu éxito y satisfacción personal la administración de tus actividades y del tiempo que les asignas.

  • La rentabilidad de tu tiempo también se ve influenciada por circunstancias externas, pero ahí, de alguna manera, también puedes influir. No aproveches para tirar balones fuera en cualquier oportunidad. Para gestionarlas adecuadamente tendrás que elegir entre unas u otras, porque no puedes con todo.


Por otro lado, para poder seguir adelante es necesario que revises si internamente opinas que dedicarte tiempo a ti y a esas cosas que para ti tienen valor no es productivo o si no consideras que no tienes derecho a hacerlo porque antes tienes que atender siempre a las necesidades de los demás. Incluso puede que, si no lo haces de este modo, hasta te sientes culpable. Si esto es así, no conseguirás avanzar antes de trabajarte esta creencia y cambiarla. Para ello necesitarás invertir en desarrollar competencias que tengan que ver con: autoestima, cambio de creencias y flexibilización de valores. Una opción interesante es hacerlo desde la metodología del coaching y con un profesional experto que te acompañe. También puedo recomendarte la lectura de algún libro interesante con el que trabajar tu autoestima, te dejo un enlace:

https://www.edesclee.com/colecciones/serendipity/quiero-aprender-a-conocerme

Por el contrario, si consideras que las circunstancias antedichas no te afectan, entonces estás preparado para continuar y lo haremos en mi próximo post relacionado con este tema en el que nuestro objetivo será aligerar la agenda y que el tiempo que inviertas tenga el valor que esperas.

Entre tanto, no te olvides de invertir en salud, ¡Practica ZENWorking!


Carmen Castro Torres

Experta en técnicas de gestión del estrés

Socia Directora de ZENWorking

La paradoja de la gestión del tiempo, un tema que habitualmente está en boca de muchos y que nunca se resuelve. Nos gustaría sentir que realmente tenemos tiempo suficiente y que lo aprovechamos pero, difícilmente hacemos lo necesario por cambiar nuestros hábitos y la forma en que gestionamos nuestra vida. ¿Cuántos cursos has hecho sobre este tema? ¿Cuántos has recibido en tu empresa? ¿Cuántos libros has leído? Y quizás sigas aún en la línea de salida, ¿por qué?



En mi opinión esto sucede, en general:

· Porque administrar nuestra vida de otra manera requiere una previa reflexión vital más profunda. Eliminar falsas creencias, trabajar incoherencias e innecesarios sentimientos de culpa y concretar objetivos personales. ¿lo hacemos?

· Porque una vez hecho lo anterior y no antes, hemos de cambiar malos hábitos y elegir recursos que sea capaz de mantener de forma realista. Generar buenos hábitos que me ayuden a aligerar mi agenda. Mi propuesta, que sean sencillos y fáciles. Esto te va a requerir una nueva pensada, reflexión y concreción de ellos por escrito.


Pero, en lugar de hacer esto, ¿Cómo nos comportamos habitualmente?

1. Nos quedamos en la queja….”siempre tengo que ir corriendo” “nunca tengo tiempo para nada”, “me falta tiempo para mí”, “no puedo parar”…..etc. Con esto queremos autoconvencernos de que es algo inevitable, que no depende de nosotros cambiar nada. ¡Vale! tienes derecho a quejarte, aunque esa queja es absolutamente improductiva. No va a solucionar tu problema. Párate y piensa……todos tenemos el mismo tiempo, 24h, y, de verdad, seguro que conoces a alguien que realmente se sienta satisfecho de cómo gestiona su vida, y su tiempo. Algo estará haciendo bien para que esto así sea. Sal de la queja y piensa.....¿Qué comportamientos o actuaciones suyas podrías reproducir para beneficiarte de su éxito y buen hacer?

2. Otro comportamiento poco productivo, compensamos lo anterior invirtiendo tiempo extra: me quedo más tiempo en el trabajo por ejemplo para tener menos cosas pendientes. La alternativa, ¿puedes mejorar su administración de tal manera que evitemos tener que invertir tiempo extra? Te hago otra pregunta… ¿Qué valor le pones a tu tiempo? Cada uno le damos un valor determinado a nuestro tiempo y el hecho de tener que invertir tiempo extra devalúa su utilidad. Y realmente valoramos el tiempo por la utilidad que nos reporta.

Es interesante también, y te lo dejo enunciado para reflexión, ¿Qué es para ti perder el tiempo? Porque es importante que seas consciente de ellos.

3. A veces nos comportamos así…(como en el punto anterior) porque “se lleva”. Porque nos reporta una ganancia secundaria, parece que “molan” más las personas que están muy ocupadas que las que son capaces de establecer espacios para su ocio, su bienestar, su cuidado. Estas no nos parecen tan interesantes.

¿Con qué criterio determinamos lo que es exitoso? ¿Realmente es bueno para ti? ¿Es lo que quieres? Simplemente, reflexiona.

4. Al hilo de lo anterior, hay personas que sacrifican bienestar para ocuparse “full time” a sus responsabilidades laborales o familiares porque tienen la falsa creencia de que no se debe empezar por uno mismo porque eso es “egoista”, es nuestra obligación atender a los demás y luego si queda algo, entonces me permito regalármelo. Esta creencia suele ir unida a una habitual sensación de insatisfacción vital, y digo suele porque probablemente habrá excepciones. Te suena la expresión “Siento que no tengo tiempo para mí misma/o”…. esto es porque todo el mundo te pide que le dediques tiempo. Te pregunto, ¿caes en la trampa y pierdes de vista tus objetivos y planes?

En este camino el primer paso es darte cuenta de si te ves reflejado en los comportamientos anteriores. Si es así, y piensas que “es normal”, “que no puedes cambiar nada o intervenir para cambiarlo”, o “uff requiere mucho esfuerzo o es muy difícil”, o simplemente “no quieres cambiar nada porque crees que está bien o no te apetece (que, por otro lado, es muy respetable), no tiene sentido que sigas adelante.

Sin embargo, si te apetece invertir en ello porque ya no te sirve lo que tenías hasta ahora, ¡vamos a ello! Lo haremos por etapas de tal manera que no podrás avanzar a la siguiente si no has superado la anterior. Imagínate una pirámide con un basamento pequeño, aunque llegáramos a cono superior, correría mucho riesgo de desmoronarse y caerse. Vamos a trabajar con sentido para conseguir rentabilizar nuestro tiempo de una vez por todas.

Avanzaremos contigo hasta llegar a la meta en nuestras próximas publicaciones en el blog. ¡Síguenos! y ¡Practica ZENWorking!


Carmen Castro Torres

Experta en técnicas de gestión del estrés

Socia Directora de ZENWorking

Actualizado: mar 9


No hay mejor momento para plantearnos y proponernos cambios personales que al inicio de un año. Tenemos 12 meses para planificar los pasos que nos van a llevar a conseguir nuestros objetivos. Y no hay mejor objetivo que aquel que tiene que ver con tu bienestar. Por eso desde ZENWorking queremos ayudarte regalándote una pequeña brújula que se concreta en 10 recomendaciones que te ayudarán a gestionar adecuadamente tu estrés:

1. Piensa en ti. Quiérete y sé capaz de demostrártelo cuidándote. Si no estás dispuesto a respetar este punto…no sigas adelante, difícilmente gestionarás tu estrés en positivo.

2. Se coherente con tus valores, si es necesario, flexibilízalos y adáptalos a cada momento de tu vida. Lo que no es flexible acaba convirtiéndose en rígido y nos encorseta.

3. Equilibra tu quiero-puedo-hago, y pásale el filtro de la aceptación.

4. Organiza tu tiempo en función de lo que has concluido con respecto a los puntos anteriores.

5. Elige, al menos, una actividad que te motive, te guste y te haga feliz y encájala en tu agenda como imprescindible e improrrogable.

6. No prescindas de las buenas relaciones en ningún momento, simplemente ve adaptándolas y encajándolas en tu agenda. Disfrútalas con atención plena.

7. Mejora tu asertividad. Plantéatelo como un objetivo de crecimiento personal. Te ayudará a aligerar tu agenda.

8. Utiliza herramientas que te ayuden a gestionar tu estrés en positivo. Pruébalas, elige las que más te gusten y crea un hábito.

9. Mejora tu dieta, piensa que acabamos siendo lo que comemos, y ¡muévete!, haz algún tipo de actividad física que te guste.

10. Comprométete con el método ¡YA! Y responde: Del 1 al 10… ¿qué nivel de compromiso tengo con ello? Si es inferior a 8, vuelve a repasar desde el número 1, en algún momento del proceso no has sido coherente contigo mismo.


Equipo ZENWorking

 

© 2018 Creado por ZENWorking